top of page

Mi crucero por los fiordos con Costa Cruceros

Updated: Aug 25

Siempre que me he interesado por conocer los destinos soñados en crucero de la gente, hay una respuesta que se repite frecuentemente: los Fiordos Noruegos. Y es totalmente comprensible, ya que este itinerario ofrece algo mágico entre paisajes naturales y pueblos pintorescos.


En este post, quiero contarte todo sobre mi viaje a los Fiordos en Junio de 2022, a bordo del Costa Diadema. Si quieres conocer el barco en profundidad, puedes hacerlo en la serie en vídeo sobre este viaje que encontrarás en YouTube.



Itinerario y traslados

A pesar de que existen algunos cruceros muy específicos que salen desde puertos españoles y van hasta Noruega, lo más normal es encontrarse con itinerarios de entre una y dos semanas visitando varios puertos noruegos, así como algunas otras ciudades de otros países vecinos. Y esto implica volar necesariamente al puerto de salida, lo cual debes tener en cuenta para el equipaje (en el barco no hay restricciones, pero en los vuelos sí).


En mi caso, el itinerario del crucero era el siguiente:

1. Copenhague, Dinamarca

2. Navegación

3. Hellesylt - Geiranger, Noruega

4. Haugesund, Noruega

5. Stavanger, Noruega

6. Navegación

7. Kiel, Alemania

8. Copenhague, Dinamarca


Las opciones de embarque eran Copenhague o Kiel. Mi recomendación en este caso es que escojas salir desde una ciudad que o bien no te importe ver, o bien que quieras conocer a fondo y te plantees hacer un par de noches antes o después de tu crucero. A mí me apetecía conocer Copenhague, así que elegí salir desde allí y quedarme dos noches al finalizar el viaje.


Copenhague, Dinamarca

CONSEJO: Compara los precios de vuelos con la naviera y por tu cuenta. Por lo general, cogerlos con la compañía del crucero tiene la ventaja de que te trasladan hasta el barco y te aseguran no perder el barco si se retrasa el vuelo. En mi caso, prefiero contratar por mi cuenta. Muchas veces pagas hasta 3 o 4 veces menos y con el dinero que te sobra puedes hacer noche antes del crucero, así te aseguras llegar a tiempo y además ves otra ciudad con tiempo extra.


El barco: Costa Diadema

Durante la temporada de verano de 2022, el Costa Diadema era el barco que realizaba este itinerario. Si lo vas a hacer en 2023 con Costa, tu barco será el Costa Firenze, del cual ya te conté mi experiencia y además tienes un tour completo en YouTube.


El Costa Diadema es uno de los barcos más queridos de Costa. Se inauguró en 2014 y es el último barco de la compañía con ese estilo recargado de feria que caracteriza sus barcos más clásicos del momento. Me gusta porque es un barco que se siente amplio sin llegar a ser enorme como para perderse, y además tiene algo que valoro mucho: una infinidad de espacios exteriores para admirar el mar, especialmente gracias a su paseo a media altura que da la vuelta completa al barco, con un bar en popa y varias terrazas en proa. Vivir la navegación desde ahí por un itinerario como éste, es una experiencia espectacular. El Firenze es muy similar en cuanto a esto.



El barco cuenta con los espacios clásicos de un crucero, como el atrio, un gran teatro, el casino y varios bares y restaurantes, tanto incluidos en el precio como otros de especialidad de pago como el Teppanyaki, el show de cocina; o la deliciosa pizzeria italiana.


La experiencia Costa

En general, el viaje siguió la línea de otros que ya he realizado con la compañía. El punto más desesperante a bordo fue la gestión de las excursiones, especialmente por las largas colas que se formaban a todas horas en los mostradores de información. Es por eso que te aconsejo indudablemente que viajes con las excursiones o visitas por tu cuenta ya contratadas o planeadas. Ahorrarás mucho tiempo a bordo.


La comida estaba compuesta por la misma oferta gastronómica italiana que encontramos en toda la flota. Tengo que decir que el buffet fue el punto más flojo (poca variedad, especialmente en las meriendas), así como los horarios complejos de algunas excursiones que estaban programadas a mediodía sin tiempo para comer, ni en la excursión ni en el barco. Aún así, la comida de los restaurantes principales a la carta me encantó como siempre, así como también el sushi, la pizza y el helado, todos ellos de pago pero a un precio bastante razonable y con producto de buena calidad.


La propuesta de entretenimiento fue bastante completa a nivel espectáculos, aunque coincidió que eran exactamente los mismos que vi en el Costa Diadema en 2019 por el Mediterráneo. Si nunca los has visto, los disfrutarás, ya que son variados con noches de acrobacias, otras musicales y hasta comedia. En nuestro crucero contamos una noche con un show del humorista José Corbacho, que disfrutamos verdaderamente.


El mejor punto a favor de Costa creo que se lo lleva la hospitalidad de su tripulación. Es genial tener siempre una persona de referencia de habla hispana y además muchos departamentos como animación hacen las actividades en varios idiomas, entre ellos el español, aunque no es tan común entre los pasajeros como en el Mediterráneo.



Puertos y excursiones

Hay muchos destinos e itinerarios, así que probablemente visites sitios diferentes a los que yo he visitado. Lo que tienen en común todos ellos, es que es imprescindible bajar y recorrer cada uno, especialmente aquellos en Noruega.


Las opciones de excursiones son muy variadas, y encontrarás desde aventuras más extremas como tours en helicóptero, alpinismo o kayak hasta visitas más tranquilas a pie por las ciudades o tours en autocar para conocer rincones naturales en las profundidades de Noruega. Lo que está claro es que, a menos que solo quieras pasear por los alrededores de cada puerto, lo suyo es contratar las excursiones con la naviera, agencias externas o planear muy bien lo que quieres hacer en cada sitio, teniendo en cuenta las posibles afectaciones meteorológicas y los tiempos para no perder el barco.


Geiranger, Noruega

Este fiordo está considerado uno de los más bellos, y está declarado como Patrimonio de la Humanidad. La verdadera magia de Geiranger está en la travesía por el interior del fiordo hasta llegar al pueblo. Es imprescindible vivir esta experiencia desde los puentes exteriores del crucero, especialmente si tienes oportunidad de estar en proa.


A mitad del recorrido, se encuentra la Cascada de las Siete Hermanas, un salto de agua de 250m que cuenta la leyenda que son siete hermanas bailando alegremente. Impresionante. Justo enfrente, se encuentra otra cascada conocida como el Pretendiente, que coquetea con las hermanas.


Una vez en Geiranger, uno de los planes más populares es subir a Dalsnibba, un mirador a casi 1.500m sobre el mar, desde el que podrás contemplar todo el valle y podrás jugar con la nieve acumulada, especialmente en mayo-junio, que es abundante todavía. Subir aquí requiere un viaje de unos 40min en autocar, con curvas pronunciadas pero con unas vistas preciosas, en las que contrastan los prados verdes con los picos helados. Además, tendrás una vista aérea del barco atracado en el puerto.


Dalsnibba, Puerto de Geiranger (Noruega)

Haugesund, Noruega

Este es un puerto localizado en la costa Noruega, pero desde el que se ofrecen excursiones a otros fiordos. Nosotros escogimos recorrer unas 2:30h en autocar hasta el Åkrafjorden. Es un viaje algo largo pero sin duda vale la pena, ya que una vez allí recorrimos parte del fiordo en un barco pequeño que te hace sentir muy cerca del agua. La mejor sensación fue aproximarnos a una de las cascadas conocida como El Velo de la Novia, hasta ponernos casi debajo.


Paseo en barco por el Åkrafjorden, Noruega

De vuelta, paramos para degustar un almuerzo típico noruego, con todo tipo de frutas, embutidos locales, quesos y, cómo no, el auténtico salmón noruego. Es genial poder hacer una parada de este tipo en alguno de los puertos, ya que a bordo la comida que probarás será la propia de la naviera, en mi caso comida italiana. Algunas noches sí había platos inspirados en los destinos, pero en el barco por seguridad por ejemplo los pescados siempre son congelados.


Stavanger, Noruega

Uno de los puertos más bonitos de la travesía, que ofrece muchas alternativas para visitar. Quizás el mayor atractivo de la zona es la roca Preikestolen, conocida también como el púlpito. Se trata de una zona que sobresale de las montañas a más de 600m de altitud sobre el Lysefjord, y hay excursiones que te llevan hasta ella para poder admirar las vistas desde lo más alto.


Nosotros decidimos verla desde una travesía en barco por ese mismo fiordo, justo debajo. Es un paseo de unas 2h bastante agradable y que sale desde el mismo puerto de Stavanger, con lo cual puedes contratarlo por tu cuenta con facilidad ya que no requiere traslados, se va a pie directamente.


Una vez en tierra de nuevo, aprovechamos el tiempo libre antes de comer para visitar la propia ciudad de Stavanger. Es bastante turística y fácil de recorrer a pie. La parada imprescindible es Øvre Holmegate, una pintoresca calle con mucho color y locales encantadores en los que tomar algo antes de regresar al barco. Es una de las fotos más típicas de Stavanger, digna de una postal.


La colorida Øvre Holmegate de Stavanger

Kiel, Alemania

Nuestra última parada se sitúa en un fiordo alemán, al norte de la región de Schleswig-Holstein y capital de ésta. Es una ciudad muy diferente a las visitadas en Noruega, ya que por su historia bélica ha sido prácticamente reconstruida en su totalidad, y los edificios son mucho más contemporáneos y parecidos a los que veríamos en cualquier ciudad del centro de Europa.


Sin embargo, para mí el encanto de Kiel no está tanto en lo que ves sino en las historias que guarda. Te recomiendo encarecidamente que cuentes con un guía local que te cuente la historia de Kiel y el papel que tuvo como astilleros principales en las guerras, mucho antes de las mundiales. Es curioso ya que, en palabras propias del guía, "los alemanes no estudian la historia en sí, sino como confrontarte contra tu propia historia". A lo largo de nuestro recorrido a pie, visitamos algunos monumentos que retratan y homenajean episodios bélicos sin glorificarlos, así como algunas fachadas que conservan los impactos de las balas a modo de recuerdo.


Visitando Kiel, Alemania

Finalizamos nuestra visita en Kiel en la parte del puerto, donde degustamos uno de los bocadillos más típicos de la región, el fish bun, elaborado con salmón ahumado. Está buenísimo y te recomiendo que lo pruebes si tienes la oportunidad.


Opinión sobre el crucero

En general creo que un crucero por los fiordos es una maravillosa forma de acercarse a Noruega y llegar a sitios alejados que prácticamente solo son accesibles en barco. Si lo que buscas son unas vacaciones en un lugar fresco en pleno verano, con paisajes, naturaleza y lejos de las grandes ciudades, este crucero es sin duda para ti.


No te pierdas la serie completa en español donde te enseño el día a día de mi crucero en YouTube, y recuerda que puedes seguirme también en Instagram y en TikTok para seguir todas mis aventuras y consejos para soñar tus próximas vacaciones.



0 views
bottom of page